Desde la perspectiva del espacio

Cuanto más a menudo mire el mundo en su espíritu desde arriba, más cierta y evidente se hará esta visión espiritual de la tierra. La gente suele mirar horizontalmente y no verticalmente. La visión a vista de pájaro de nuestra vida o la de otras personas nos abre una nueva percepción con el paso del tiempo.

Dominio público Pixabay

Acostúmbrese a que cuando piense en algo, siempre lo haga a vista de pájaro en su interior. Se aprende a ver y percibir el todo. Se ve lo que causa y mueve en el espíritu. Usted se desapega más de su ego.
Cuanto más a menudo se observa meditativamente la propia vida a vista de pájaro, más indicios y conocimientos se reciben, entre otras cosas, sobre el futuro, ya que esta perspectiva disuelve el tiempo y las ilusiones. Uno se ve a sí mismo y a su trabajo desde una distancia que permite más honestidad y puede soportar más verdad.

Zoom mental

Cuando descanse mentalmente en su posición a vista de pájaro, centre su mente en una persona de la tierra. También pueden ser ellos mismos en cualquier momento, siempre que no se vuelvan esquizofrénicos por ello.
Ahora, concentrándose en esa persona, acérquese mentalmente a ella. Usted establece una conexión interesándose únicamente por la mente de esa persona. Todo lo demás está completamente en blanco en sus mentes. Usted permanece centrado exclusivamente en la mente de esa persona. Luego mire y escuche lo que surge en su espíritu. Haga también una pregunta para observar si obtiene respuesta.

Tenga paciencia. Recuérdese este ejercicio una y otra vez, porque es una preparación para una conciencia intuitiva que mira en el espíritu y percibe en el alma, no con los órganos de los sentidos y la mente lógica. Se convierte en una mirada a las causas y una comprensión para el destino que se forma a partir de ellas.

Esta visión también crea paz para nuestras propias vidas y nos da la distancia necesaria con nosotros mismos para reflexionar sobre nuestro destino y comprender nuestra misión.

Para el astrólogo

Con el paso del tiempo, los astrólogos también la han utilizado cada vez con más frecuencia para sondear y comprender los acontecimientos y la biografía de las personas. La vista de pájaro nos desprende del apego material de nuestra mente y órganos sensoriales. Uno ve las causas que en última instancia también aparecerán en forma de decisiones y acciones de esta persona.
Cuando observamos un radix y pensamos en los tránsitos u otros desencadenantes, básicamente también adoptamos siempre una perspectiva a vista de pájaro. Cuanto más interiorizada esté esta vista de pájaro, cuanto más familiar se haya hecho el lenguaje astrológico para el astrólogo, más intuitivamente penetrará, según la cuestión, directamente en las causas espirituales que son efectivas bajo la cualidad respectiva del tiempo.

Transferencia de conciencia

Cuanto más avanzado esté alguien en este ejercicio espiritual, más fácilmente se unirá directamente en espíritu con esa persona, si quisiera. Sin embargo, para superar la ilusión del espacio, nuestra mente debe primero dominar de forma lúdica todos los conceptos espaciales.