La cruz variable y su significado fundamental

La cruz mutable tiene que ver con el movimiento o el desarrollo que desencadena el conocimiento. Del conocimiento (Géminis), a la aplicación del conocimiento (Virgo), a la comprensión holística (Sagitario), al servicio desinteresado a través de la inspiración y la intuición. El conocimiento trascendió en el pez.

El gemelo

Los Géminis suelen tener profundos conocimientos teóricos en numerosos campos del saber. El gemelo se enfrenta a la tarea de transmitir al mundo la utilidad del conocimiento y la información de forma útil. Aquí puede ser autor, profesor, escritor, periodista, mensajero, etc. Prepara el conocimiento para que pueda ser útil a los demás y éstos dispongan de la información necesaria.

El peligro es que él mismo siga siendo un teórico si el elemento tierra no acude en su ayuda para darse cuenta también.

La virgen

Virgo, en cambio, sabe por experiencia. Se esfuerza por hacer realidad sus conocimientos teóricos poniéndolos a prueba en la práctica o adquiriéndolos mediante la práctica concreta. “Aprender haciendo”.

El peligro de un nacido en el signo zodiacal de Virgo es que no comprende el todo (Júpiter) al que sirve. No basta con que algo funcione, sino que debemos comprender a qué propósito superior estamos alimentando nuestra capacidad. Virgo tiene que aprender a avanzar y no seguir corriendo en la misma rueda de hámster, porque se ha acostumbrado a ella y le funciona. La virgen debe pensar con originalidad.

El Sagitario

Sagitario transmite la visión de conjunto a la gente. El conocimiento de Géminis recibe su significado para que uno comprenda el gran contexto y el propósito por el que debemos esforzarnos. Ahora nos movemos en la dirección prevista para que el conocimiento cumpla su finalidad superior.

Sagitario se enfrenta al reto de ceder el liderazgo a los cielos (Piscis). Una vez que lo hemos aprendido todo (Géminis), lo hemos puesto a prueba en la práctica (Virgo) y hemos comprendido el significado y recorrido el camino (Sagitario), la consecuencia lógica es que entreguemos la guía al Cielo, ya que es omnisciente y más sabio de lo que jamás podríamos ser si sólo confiáramos en nuestros conocimientos, que podemos aprender a través de la mente.

Si Sagitario ha tomado el camino correcto, se convierte en el portavoz del cielo o, por el contrario, en un presuntuoso sabelotodo.

El pescado

En este ciclo, Piscis (regido por Neptuno) es el último signo que funciona en oposición al principio mercuriano de lógica y análisis. No hay necesidad de análisis, ni de comprender analogías (Sagitario), sino que en Piscis el conocimiento encuentra su trascendencia a través de la intuición (Neptuno) y la inspiración (Neptuno). El pez no mantiene el mundo en movimiento, sino que se hace uno con el movimiento, vertiendo lo que “el cielo” o su intuición le transmiten. Ni el conocimiento (Géminis), ni el trabajador que pone en práctica el conocimiento (Virgo), ni la causa superior (Sagitario) pasan a primer plano, sino que el cielo brota de sus fuentes (Piscis).

El reto para el Piscis es que tiene que estar completamente purificado y desinteresado, básicamente iluminado, para que funcione plenamente y no fluyan a través de él todo tipo de cosas de las esferas espiritual y astral hacia el mundo.